Si Hay Algo Sagrado

Si hay algo sagrado

ante lo que sin dudar me inclino

es ante el ser humano trastocado

por el resplandor ardiente de su dolor postrero.

El ser humano que sufre

en su soledad perdido

ilumina a todos

con el aura grave de su tortura,

con la mordedura cruel

de su sufrimiento inexplicable.

Ante él me postro, reverente,

y luego corro

y grito

y busco desaforado

una razón siquiera

de tanto desatino impío y ciego,

del martirio inútil

que a nadie ni a nada le aprovecha,

mientras él sigue ahí,

incrustado entre pliegues de acero,

laminado por la presencia perenne y fría del desconsuelo,

que se ceba en las carnes inocentes

de mis semejantes más pobres,

de mis pobres semejantes.

Volver a poesias