Engañosa, a la par de atractivo, es la descripción que hace la editorial del autor: Miguel F. Villegas es el segundo autor español más leído en español por adolescentes en nuestro país. En su página web nos damos cuenta de que se refiere a chicos y chicas de 10 a 13 años de edad. Con ese título muchos de nosotros daríamos la vuelta al libro al instante dejándolo en la estantería de nuestra librería, pensando que cualquier cosa de este hombre sería dedicado a este grupo de edad. Nada más engañoso. Como agua entre los dedos es una obra que merece ser leída por cualquier persona con cierta inquietud pedagógica y reivindicativa.

Miguel F. Villegas (Jerez de la Frontera) es maestro y literato (como, por ejemplo, Javier Negrete). Y además tiene el honor de enganchar a la lectura a aquellos que, por naturaleza, no se enganchan a ella.

También disfruta componiendo su propia música y marcando a cada obra suya con unas pizcas de compromiso social, democracia participativa y apuesta por el medio ambiente. Sus obras más reconocidas son “La isla de los espejos” (6ª edición), “El monasterio perdido” (3ª edición) y “Tocata y Fuga con Bach” (2ª edición).

Como agua entre los dedos” (Ediciones Aljibe, disponible en FantasyTienda) es una historia de instituto distinta. Es un fiel reflejo de la vida de adolescentes reales con problemas reales. Es la lucha pedagógica de un grupo de profesores llenos de fuerza para cambiar la tendencia negativa de su lugar de trabajo. En un instituto ficticio, enclavado en cualquier barrio de una gran ciudad, conviven, entre otros, chicos conflictivos, discapacitados, extranjeros, pandilleros y homosexuales.

Ante todos las colisiones que surgen un grupo de maestros forman PADEA, una comunidad de trabajo que piensa en la reinserción positiva, duda de la efectividad del castigo tal cual y quiere devolver la paz al centro dando a los alumnos las mejores armas para conseguirlo: su voz, su participación y su creatividad, intentando conseguir que se sientan útiles, queridos y valorados. Las primeras páginas de las novelas nos cuentan pequeños conflictos en las aulas, el nacimiento de PADEA, su lucha en los consejos escolares, las discusiones con el equipo directivo… pero con el paso de las páginas será la formación de un grupo neonazi en el barrio y el intento de asesinato de uno de los alumnos lo que marque la trama, dándola un toque de novela policiaca interesante.

Si te suenan los nombres de Paulo Freire o Giner de los Ríos –personajes que aparecen a modo de homenaje a lo largo de las páginas – o has leído y has disfrutado de novelas como “Diario de un profesor novato” (Michael Barlow), “El Profesor” (Frank McCourt) o la obra maestra “Historia de una maestra” (Josefina Aldecoa) deberías hacerte cuanto antes con el volumen ya que es un poso de aire freso ante tanto recorte educativo.

Tanto pedagogos como ajenos a la materia disfrutarán debatiendo algunos de las alternativas dadas por los maestros implicados en PADEA (yo mismo he visto algún punto negativo a ciertas propuestas y las he ido debatiendo con compañeros).

Si no tienes ni idea de lo que te hablo “Como agua entre los dedos” es una excelente novela: rápida de leer, con una prosa exquisita y amoldada a los tiempos de hoy y con unos personajes realmente vivos y llenos de altibajos emocionales. La disfrutarás sin ningún género de dudas. Quizás, además, entiendas la dificultad de pasar 10 meses al año resolviendo conflictos a aquellos que no saben o no pueden hacerlo. Ojalá, al final, se le devuelva al maestro lo que siempre ha merecido: dignidad.